La Rosaleda nunca se rinde

0
182

Me estreno en este rincón, agradeciendo de antemano vuestra solicitud y deseando no molestar a ningún compañero blanquiazul con mis opiniones, que siempre serán mías. Soy uno más de los que se enfundan la camiseta y enarbola la bufanda cuando suena nuestro himno y cuando la blanquiazul se luce lejos de nuestra casa, sensaciones difíciles de explicar cuando estas realidades forman parte de nuestra vida siendo algo más que el cariño a unos colores. Gracias a las tecnologías y al tesón de los que hacen posible estos espacios, hoy tenemos puntos de encuentro como este del malaguismo. Llego en el momento que más unido se debe estar, en el tiempo de las adversidades se hacen fuertes los sentimientos y las personas, el malaguismo como bien se llama este portal blanquiazul en las redes, estará más unido que nunca.

No se van a bajar los brazos, que pena de aquellos que los bajaron hace semanas, es necesario creer y no perder nunca la esperanza. La nueva cita es en casa y con la afición aupando desde la grada, es momento de creerlo de una vez, es el momento de dar la vuelta a la situación y emprender un nuevo camino. La prensa que otras veces tanto se ha cebado, alardeaba tras el último partido en casa ante el Athletic de una afición y un estadio que nunca se rindió, lo cierto es que La Rosaleda nunca se rinde, ni se va a rendir, ahora menos.

Con trabajo y con confianza estamos llamados a mejores metas, a no seguir mirando para abajo, sino levantando la cabeza y señalando a los demás el camino. No es tiempo de llevar a nadie a la plaza del pueblo para el escarnio público, ya quedarán momentos para pedir cuentas y explicaciones. Es el tiempo de sumar y de unir los brazos, equipo, afición, como esa tarde de sábado que se remontó y consiguió el empate cuando la persiana ya estaba casi echada  algunos ya habían abandonado el estadio.

No son loes mejores tiempos es cierto, pero no podemos quedarnos con lo ocurrido, llega la jornada octava y trae a Martirícos al Leganés que llega con un viejo conocido como es Amrabat. Es el día y la hora de dar la vuelta, la semana tuvo movimiento en las oficinas del club y ahora es de nuevo Husillos el que toma el timón de la faceta deportiva, deseándole lo mejor es el que debe diseñar el ansiado mercado de invierno que nos pueda permitir realizar alguna operación que traiga alguna necesaria pieza a la maquinaria malaguista.

Mientras todo eso llega, lo que nos ocupa es el partido del Leganés, ya quedará tiempo de pensar en las siguientes fechas. El equipo va a rendir y la afición lo va a llevar de la mano, con esos alicientes la tarde del domingo debe ser grande para el malaguismo y para espantar de una vez los fantasmas. Juega el Málaga y “La Rosaleda” nunca se rinde.

Dejar respuesta